La llamada del jefe más influyente del mundo.

En cualquier momento puedes recibir la llamada más importante que hayas tenido: la llamada de Dios. Una llamada que puede cambiar tu vida y la de muchos otros.

 

Una llamada que te ofrecerá grandes oportunidades.

Trabajarás para
un líder que inspira
con su palabra.

El origen de la vocación está en Dios. Él es quien te hace una invitación personal a seguirle. Te llama y espera una respuesta. Quiere encomendar a cada uno una misión apasionante que beneficiará a todos.

Influirás en la vida
de millones
de personas.

En una sociedad cada vez más egoísta y centrada en el ‘yo’, dedicar tu vida a los demás es el mayor acto de bondad y generosidad que puedas hacer. Con tu labor podrás ayudar y cambiar la vida de muchas personas: pobres y ricos, niños y mayores, mujeres y hombres. Todos.

Existen plazas
vacantes en
todo el mundo.

También en los lugares más lejanos y empobrecidos de la Tierra son muchos los que reciben esa llamada. Sus Iglesias los necesitan, pero muchos no tienen medios para pagar su formación y piden nuestra ayuda.

El único requisito:
ser valiente.

Confía, escucha su llamada y atrévete a dar el paso. La entrega a los demás a través de la vida sacerdotal o religiosa es un camino apasionante y llena de sentido tu vida.

Si te llama, no lo dudes:
responde a la llamada.

Colabora en la Jornada Mundial de Oración
por las Vocaciones y la Jornada de Vocaciones Nativas:

Reza por las vocaciones

Ofrece tus oraciones para que muchos jóvenes den el paso a una vida de especial consagración.

Ayuda a las vocaciones nativas

Apoya económicamente a las vocaciones surgidas en las Iglesias de la geografía misionera.

Comparte la campaña

Descarga y comparte los materiales de la campaña para difundir el mensaje.